LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Ibón de Iserías (o de Samán). (30 de Abril de 2006)

Salida: Col de Ladrones (1350m)
Llegada: Ibón de Samán o de Iserías (2130m).
Desnivel: Casi 800m.
Duración de la subida: 3 horas.
Duración de la bajada: 2 horas 30 min.

Actividad realizada con Ramón.

Itinerario seguido para la subida al ibón.
INTRODUCCIÓN:

Llegamos a Canfranc-Estación a eso de las nueve de la mañana, hace frío, viene viento frío del norte que afortunadamente luego cesaría y nos dejaría un buen día de montaña, incluso con calor. Seguimos desde la población hacia un puente que cruza el río y cogemos una pista que nos lleva hasta la construcción del Col de Ladrones, a unos 1340m del altura. Allí dejamos el coche y nos disponemos a andar siguiendo en todo momento una pista que luego se hace senda, marcada con las señales de la GR-11.

ACTIVIDAD:

Al principio se va dentro de un bosquecillo, vemos una pequeña presa a nuestra izquierda. Decir que vamos a ir siempre andando dejando el torrente de Izás a nuestra izquierda según subimos. Después del bosque salimos a una zona pedregosa que dura poco para abrirse el valle en ese momento y ver ya la canal de Izás en toda su amplitud. Durante el camino veremos numerosas cascadas que con su sonido comprobamos lo impetuosas que bajan ahora las aguas en el Pirineo, no obstante estamos en época de deshielo.

Canal de Izás con el torrente cerca de la senda que llevamos.

Seguimos caminando hasta que llegamos a la bifurcación que debemos coger a nuestra derecha, en dirección sur. Dicha desviación se encuentra a unos 1600m de altitud poco antes de llegar a la altura de una gran cascada del torrente, la mayor de todas las que hemos ido viendo, y poco antes también de una cabaña-refugio. Esta senda que cogemos ahora es muy poco evidente al principio pero luego se hace clara y ya no tiene pérdida. Iremos progresando por lomas herbosas al principio y luego por una zona de rocas con numerosos neveros en primavera. Poco a poco vamos ganando altura y nos dirigimos hacia unas gradas que tenemos enfrente, el camino zigzaguea salvando los obstáculos y llegando a una zona elevada sobre dicha grada que nos llevará al pequeño refugio de la Vuelta de Iserías, donde podemos disfrutar de unas bonitas vistas de toda la canal de Izás hacia un lado y del otro lado del valle del Aragón por el otro lado.

Ahora nos dirigimos más hacia el sur, caminando por una faja que nos lleva a una zona en donde la pendiente va aumentando, es el lugar con más pendiente de todo el recorrido, aunque sin ser nada exagerado. Nosotros tuvimos que ponernos los crampones y coger el piolet pues todavía quedaba mucha nieve en esta zona. Así pues llegamos a la parte superior de estas laderas donde nos quitamos ya los pinchos, pues aqui ya no hay ni pendiente ni nieve y vemos el bonito circo de Iserías, con el ibón del mismo nombre a nuestros pies.

Ya estamos llegando al Ibón de Iserías.
Vista del Pico de La Moleta desde la orilla del ibón.
Otra vista desde más cerca del ibón completamente helado.

Aquí comimos y descansamos un poco admirando el paisaje y viendo el curioso pico de La Moleta  con su característico "sombrero" como el que tiene el Collarada. Después a volver tranquilamente admirando este rincón hermoso del Pirineo amenazado como tantos otros, por proyectos de pistas de esquí. Esperemos que se mantenga como está ahora.

Foto a la bajada con una de las numerosas cascadas como fondo.

Bisaurín, (2669m). (24 de Abril de 2006)

Salida: Refugio de Lizara (1540m).
Llegada: Bisaurín (2669m).
Desnivel: 1160m.
Tiempo empleado: 2 horas y 45 minutos contando paradas.

Ascensión realizada junto con Carlos y Ramón.

Itinerario que seguimos para la ida y la vuelta.
ASCENSIÓN:

Dejamos el coche en el llano del refugio de Lizara y comenzamos a andar a eso de las 9.00 de la mañana. Día nublado pero sin visos de que fuese a llover y de hecho así fue. El camino era el de la vía normal al Bisaurin, es decir, ganando poco a poco altura hasta el collado del Foratón y luego por la cara sur de la montaña.

Al poco de estar caminando nos encontramos con un grupo de sarrios bebiendo que salieron corriendo apenas nos vieron. En pocos segundos estaban encaramados en la seguridad de las rocas.

Sarrios madrugadores corriendo por entre la rocas y la nieve.

Continuamos nuestro camino hasta llegar al collado del Foratón haciendo los zig-zags de rigor para salvar el desnivel. Una vez llegados aquí, caminamos un poco más por la ladera camino de la cima aprovechando los últimos trozos de tierra antes de llegar a la nieve.

Comienza la pala que lleva a la cima del Bisaurín.

Sobre la cota 2200m empezaba la nieve, así que toca calzarse los pinchos y el piolet a mano, unos tragos de agua y alguna cosilla de comer y para arriba. La subida se lleva bien al principio pues se va ganando altura de manera progresiva pero sin gran inclinación hasta que se llega sobre los 2450m que la cosa se pone más vertical pero sin llegar a asustar. El único problema es que la nieve en estas fechas y en cara sur está blanda con lo que uno se hunde en la nieve más de lo deseable y no es cómoda la progresión.

Al poco rato y tras salvar la zona más empinada llegamos a un pequeño hombro en el que ya queremos adivinar la cima, un esfuerzo más y llegamos arriba. La cima es nuestra tras 2 horas y 45 minutos desde el coche. Las vistas son grandiosas aunque las nubes tapan algo el horizonte. 

Carlos y Ramón en la cima, estamos solos.
Carlos y yo en la cima del Bisaurín.
Las típicas cornisas que se forman en el Bisaurín hacia la Norte.

Bajamos por el mismo sitio por el que subimos haciendo una paradilla en el Cuello de Lo Foratón a comer y un rato después nos ponemos de nuevo en marcha hacia abajo. En menos de dos horas estamos en el coche. Estiramientos y...a casa a por la cervecita.

En el Cuello de Foratón, dispuesto para volver.