LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Llena Cantal, (2956m). (10 de Agosto de 2008)

Salida: Embalse de la Sarra (1438m).
Llegada: Pico de Llena Cantal (2956m).
Desnivel: 1518m.
Tiempo empleado: 5 horas de subida y 4 de bajada, paradas incluidas.
Cartografía utilizada: Mapa Valle de Tena. Ed. Alpina.

Ascensión realizada con Iñaki.

Itinerario hacia el Llena Cantal.

INTRODUCCIÓN:

Precioso. Así calificaría a este pico solitario, alto y olvidado, sobre todo olvidado ya que no alcanza la cifra mágica de los 3000m por unos miserables 44m y eso le hace estar marginado por aquellos que van (o vamos) a los Infiernos, Balaitús o Gran Facha sin apenas darnos cuenta de esos otros que están ahí mismo. En cualquier caso eso le hace especial, ya que es una de esas subidas que disfrutas de la soledad y de la sensación de estar haciendo algo grande porque este pico es eso, un grande, un grande olvidado. Esa pirámide casi perfecta que muchas veces había visto al llegar a la presa de Respomuso ya no será un pico más, al menos para mi.

Sirva pues esta descripción para reivindicar esos dosmiles que están ahí esperando pacientemente a que sean ascendidos por gente curiosa y amante de las cimas solitarias, huyendo de las grandes aglomeraciones.

ASCENSIÓN:

Quedamos Iñaki y yo en Biescas para dejar allí un coche y subir al embalse de La Sarra con un único vehículo y no atestar aún más el aparcamiento de La Sarra que en verano ya tiene bastantes inquilinos... Llegamos a él a las nueve de la mañana y un cuarto de hora después iniciábamos la que iba a ser una jornada maratoniana ya que el pico pilla lejos y hay muchos tramos en los que apenas se gana altura.

La mañana está fresca pero el fuerte ritmo que metemos al principio hace que entremos pronto en calor, hay mucha gente subiendo por el camino que va a Respomuso, scouts incluidos, y eso nos anima a acelerar el ritmo para quitárnoslos de encima cuanto antes.

El camino hasta Respomuso es lo suficientemente conocido por casi todos por lo que no me extenderé mucho. Para los que lo hagan por primera vez han de saber que no tiene pérdida, es GR-11 y está marcado en todo momento con las típicas marcas de pintura rojas y blancas. Se pasa por lugares muy bonitos como los bosques de hayas, el Paso del Onso, el Llano Cheto, y diversas y espectaculares cascadas que jalonan el camino.

Tardamos una hora y cincuenta minutos en llegar a la presa de Respomuso y aquí el panorama es inmenso, se alza el Circo de Piedrafita con sus esbeltas cimas rodeando la zona del embalse; nunca me canso de admirar este lugar cuando llego aquí.

Circo de Piedrafita con sus picos piramidales destacando sobre el resto.
Cruzamos la presa y nos separamos de esta forma del camino que va al Refugio de Respomuso, pasando al lado de la Ermita de la Virgen de las Nieves.

Ermita de la Virgen de las Nieves, al lado de la presa de Respomuso.

Al poco de pasar al otro lado de la presa hacemos una parada corta para beber y comer algo ya que empieza a hacer calor y aún nos queda un buen trecho. El camino sigue siendo muy marcado, es una variante de la GR-11 por lo que está bastante trillado y va rodeando el embalse de Respomuso por su parte sur. Cuando se llega al final del mismo, el camino que llevamos nosotros enlaza con el que viene del refugio por la cola del embalse por lo que ahora es ya el propio GR el que seguiremos y que se dirige al collado de Tebarray también conocido como collado de Piedrafita. 

Caminando por el GR-11 hacia el ibón de Llena Cantal.

Hemos estado un buen rato por camino agradable y sin grandes desniveles por praderas y cerca del torrente que baja de los ibones de Llena Cantal. En breve comenzamos a ganar altura con un poco más de decisión que hasta ahora; vamos en dirección sur buscando el Ibón de Llena Cantal. El camino se separa del torrente y se dirige un poco hacia la derecha según subimos. Cuando llevamos tres horas y cuarto desde que salimos llegamos al Ibón de Llena Cantal (2450m) y disfrutamos de las vistas hacia el Balaitús y cómo no, del Pico de Llena Cantal, desafiándonos orgulloso.

Ibón y pico de Llena Cantal. Ya estamos más cerca del objetivo.

Todavía no iremos a por él, llenamos de agua nuestras cantimploras ya que no tendremos más oportunidad de hacerlo más adelante, al menos de agua que corra. Seguimos el camino del GR-11 que se dirige al collado de Tebarray pero a los diez minutos más o menos hay una roca grande donde se señala el desvío al pico de Llena Cantal con letras de pintura roja.

Desvío en el camino indicando hacia el Pico Llena Cantal.
 
Es en este punto donde abandonamos el GR y nos vamos a nuestra izquierda, atentos para seguir las marcas de pintura roja que encontraremos en algunas rocas, acompañadas dichas marcas con un mojón en algunos casos.

Seguimos las marcas introduciéndonos en un canchal muy incómodo pero que está muy marcado y que se encamina hacia el collado que se abre a la derecha del pico. Nos acercamos un momento al Ibonet Inferior de Llena Cantal (2630m) para verlo aunque queda fuera del camino; está a la derecha del camino que llevamos y algunos mojones sueltos lo marcan.

Una vez visto el pequeño ibón continuamos con la marcha y ahora las marcas nos llevan por una ladera bastante inclinada y muy pedregosa aunque es un trozo corto y enseguida estamos en un pequeño llano, pedregoso también, donde tenemos una buena vista de la cara sur del pico e intuimos por dónde vamos a subir.
Camino que más o menos seguimos para la ascensión al pico.

(Nota: Veremos enfrente una brecha que separa el pico de dos elevaciones gemelas a su derecha pero esa vía es más complicada y según algunas guías con pasos de III, amén de la tartera de piedras que conduce a ella).

Tampoco tiene mucho misterio esta parte del recorrido pues solo seguiremos las marcas rojas, abundantes, y que nos llevan poco a poco ganando altura. Vemos entonces abajo a la derecha el Ibonet Superior de Llena Cantal (2740m), que aún permanecía parcialmente helado.

El pequeño ibón superior de Llena Cantal, todavía con mucho hielo.

Cuando llevamos un rato subiendo por trazas de senda llegamos a un sitio que hay que contornear, es como una pequeña pared que nos da paso a la primera de las dos canales que nos vamos a encontrar. La primera no es muy larga ni muy difícil, escasamente pasos de I y nos conduce a un pequeño descanso para inmediatamente después encontrar una segunda canal, esta vez más larga y con algo más de grado pero sin llegar al II en ningún caso.

Trepando por la segunda canal de subida al pico.

Es entretenida y como vemos que no queda mucho la superamos sin problemas ya que tampoco faltan buenos y numerosos agarres. Una vez superada esta segunda canal, solo resta andar unos metros cerca de la cresta para llegar a la ansiada cima.

Especie de pasillo cercano a la cima y pegado a la cresta.

Contentos por llegar aquí sin problemas nos extasiamos con las vistas, sinceramente creo que son las mejores que se pueden tener del Circo de Piedrafita, exceptuando tal vez las del Balaitús. Mires a donde mires el panorama se abre en 360º, es complicado destacar algo porque se ve mucho, pero grosso modo destacaría la Gran Facha, el Balaitús y Frondellas, Infiernos, Vignemale/Comachibosa, la norte de Ordesa (Gavarnie) y un larguísimo etcétera.

Vista del gran Vignemale/Comachibosa y Gavarnie a la derecha.
Los Picos del Infierno con su impresionante marmolera.

Pico de Tebarray. Al fondo la Sierra de la Partacua.
En la cima del Pico Llena Cantal (2956m).
Permanecemos un buen rato en la cima y es que no es para menos ya que las vistas nos obligan a quedarnos un buen rato...

Panorámica de los Picos de Frondellas, Balaitús y Cristales.

...y tampoco hay indicios de que pueda formarse una tormenta así que comemos algo, hacemos uso de la teoría de las capas de Iñaki (jeje) y ocupamos gran parte de la tarjeta de la cámara haciendo fotos para después ir bajando por donde vinimos.

De bajada por el tramo más aéreo de la cresta. Abajo vemos el Ibón de Llena Cantal.

De nuevo seguimos las marcas rojas aunque un pequeño despiste mío ya en el Ibonet Inferior nos lleva a una bajada más directa al Ibón de Llena Cantal.

De vuelta cerca del Ibón de Llena Cantal.

Desde aquí ya es un larguísimo paseo hasta La Sarra, haciendo cortas paradas para rehidratarnos.