LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Circo de Troumouse. (28-29 de Agosto de 2010).


-->
Salida: Parking de Troumouse (2095m)
Llegada: Parking de Troumouse tras hacer todo el Circo que supone ascender al Col de la Sede (2651m) - Petit Pic Blanc (2957m) - Pic Heid (3022m) - Punta de Aires (3028m) - Pic de Troumouse (3085m) - Sierra Morena (3090m) - Pequeña Munia (3096m) - Pico de La Munia (3133m) - Collado de La Munia (2853m) - Parking de Troumouse (2095m).
Desnivel: Unos 1300m acumulados. 
Tiempo empleado: Unas 10 horas en total.

Croquis del cresterío de Troumouse.
 
Ascensión realizada con Juan Carlos. 
Nota: Algunas de las fotos son suyas.
 
INTRODUCCIÓN:

Salimos después de comer desde La Almunia y Calatayud para llegar antes de que anochezca al parking de Troumouse ya que el viaje es muy largo, nos llevó unas cinco horas pasando por el Portalet, el Col de Aubisque, Argeles, Gedre, Heas y finalmente el parking. Llegamos al mismo en medio de una espesa niebla que no nos permitía ver absolutamente nada de lo que íbamos a hacer al día siguiente. Nuestros temores aumentaron entonces, unido al frío que hacía en el parking pero confiábamos en que al amanecer las nubes bajaran al valle como suele ocurrir a menudo. Buscamos un sitio donde poder dejar el coche de manera que nos quitara algo de viento ya que vivaqueamos al lado del coche. Me despierto varias veces a lo largo de la noche y sigue cubierto, mal plan, pero afortunadamente más tarde, poco antes de las 5 de la mañana que era cuando teníamos puesto el despertador, veo cómo se ha despejado totalmente dejando ver ahora todo el Circo de Troumouse y el cielo estrellado junto a una luna casi llena. Todo un espectáculo.


ASCENSIÓN al PETIT PIC BLANC:

No remoloneamos mucho cuando suena el despertador ya que el día va a ser largo y no podemos perder demasiado tiempo. Nos vestimos, recogemos los sacos y desayunamos dentro del coche. Hace frío. Sobre las 5.30 de la madrugada estamos en marcha iluminando el camino con los frontales y algo de la luz de la luna. Todo esto era muy bonito pero al poco tiempo nos metimos en una pequeña embarcada ya que empiezan a salir caminos por todos lados, unos son hechos por los turistas que vienen a esta zona y otros son claramente de ganado, el caso es que perdimos un buen rato por equivocarnos de camino. Mirando el mapa y que empieza a haber una tenue luz del amanecer podemos darnos cuenta del error y volver rápido al camino correcto. Cruzamos el riachuelo dejando los Lacs de Aires a la izquierda, y por un sendero bien marcado pronto estamos en la cabaña de Aires que sería el punto donde comienza de verdad el camino de ascenso.

Mar de nubes visto desde la cabaña de Aires.

Cabaña de Aires. Nos asomamos dentro y estaba bastante limpia.

Identificamos el Col de la Sede, adonde debemos llegar para encaramarnos a la cresta propiamente dicha. La ladera por la que subimos es larga, algo molesta de subir y con pendiente acusada en algún momento pero es pronto y las fuerzas aún están intactas por lo que en una hora y cuarto estamos arriba, a 2651m. Las vistas del Circo son espectaculares.

El col de la Sede visto desde abajo, hasta ahí nos va a tocar subir.
Mirada al fondo del Circo en la subida al Col de la Sede.
Llego al Col de la Sede acusando el esfuerzo de la subida.

Una breve parada y continuamos ya por senda hasta un momento en el cual el camino sale de la divisoria y coge un desvío a la derecha que se dirige a los Tubos de Gerbats, flanqueando al pico del mismo nombre. 

Lugar cerca del Gerbats donde debemos desviarnos.
 
Son unas formaciones en la pared del Circo que a modo de tubos bajan hasta el fondo del mismo, pues bien, la senda va por encima de ellos, colgada del abismo. Las fotos dan una idea del lugar, resulta difícil imaginar una senda por ahí, por la pared, pero la hay. 

Por ahí vamos siguiendo unas trazas de senda, sobre el abismo.
Así se ven los Tubos de Gerbats cuando se camina sobre ellos.
 
Una vez superado este tramo nos encaramamos de nuevo a la cresta para enfilar el primer pico del día, el Petit Pic Blanc. Se puede dejar de lado y seguir por una senda que lo rodea por la derecha pero ya que estamos aquí... decidimos subirlo; simplemente es seguir el camino por la pedrera y llegar a su cima. Las vistas del Valle de Barroude al otro lado son impresionantes. 

Ya sobre la cresta con el Pic de Gerbats detrás.

Juan Carlos camino del Petit Pic Blanc.
Llegamos a su cima y como es un objetivo secundario no estamos demasiado tiempo arriba, fotos a lo que nos queda, reponemos líquido y seguimos la marcha.

Cima del Petit Pic Blanc (2957m) con el Pic Heid enfrente.
Aquí nos encontramos con una pareja de franceses que seguirán la misma ruta que nosotros.

ASCENSIÓN AL PIC HEID:

Tras una breve pausa nos ponemos en marcha a por el primer pico importante del día, el Pic Heid. Para llegar a él desde el Petit Pic Blanc simplemente descendemos al collado entre ambos con alguna trepada en la bajada que sin ser complicada tiene el abismo de Barroude a la izquierda.

Hay que superar algunos resaltes que se asoman a la vertiente de Barroude.
Lacs y Refugio de Barroude vistos camino del Pic Heid.
Desde el collado que los separa comienza una subida por pedrera con fuerte pendiente pero sin dificultad. En unos 20 minutos desde el pico anterior alcanzamos la cima del Heid y sus 3022m. Ya se ve el Troumouse más cerca.

Primer tresmil del día, el Pic Heid.
Cima del Heid (3022m) y vistas a la cresta hasta La Munia.

ASCENSIÓN A LA PUNTA DE AIRES:

Este pico ha quedado descartado de la lista “oficial” de tresmiles, solo unos pocos centímetros le impiden superar la medida de 10m desde los collados. No es nada importante, sencillamente sus 3028m se han quedado en una prominencia entre dos picos muy conocidos y como parte de una cresta de renombre, sin más. Desde este punto, ya sin llamarlo pico, comienzan algunas dificultades.

Vemos desde aquí la zona por la que descenderemos a la vuelta.

ASCENSIÓN AL PICO DE TROUMOUSE:

Desde la Punta de Aires nuestras manos abandonan los bastones para utilizarlas en la subida al Troumouse y más tarde al Sierra Morena. El descenso de Punta de Aires es corto y en poco comienza la subida al pico que da nombre a todo el Circo. Se empieza subiendo por una cresta sencilla pero que poco a poco empieza a coger inclinación y a disminuir los agarres sin llegar a ser demasiado complicada, un II+ sostenido que entretiene y hace que nos empleemos algo más. La pareja de franceses opta por ir unos metros por abajo de la cresta y evitar así el propio filo de la misma; ni que decir tiene que Juan Carlos y yo nos vamos directos a la cresta, somos así... Donde esté lo entretenido que se quite lo aburrido.

Chimenea de acceso a la cresta camino del Troumouse.

Tras pasar un trozo de cresta no demasiado expuesto hay que encontrar una chimenea a mitad de camino que te pone realmente en tu sitio, en la mismísima cresta por la que se progresa gracias a los agarres que no faltan y que poco antes de llegar a cima disminuye su dificultad e inclinación para llegar ya sin excesivos problemas a la cumbre del Troumouse donde un horrible cuatrípode similar al del Balaitús señala el lugar.

Cima del Troumouse (3085m) con el horrible artefacto que lo corona.
Llego algo más tarde que Juan Carlos que se había adelantado unos metros en la cresta así que cuando llego, fotos, trago rápido y casi sin descansar vamos a por el Sierra Morena, verdadera prueba del día.

ASCENSIÓN AL SIERRA MORENA:

Desde el Troumouse vemos la espectacular pared que nos aguarda, el Sierra Morena adquiere aquí un aspecto temible pero hemos llegado hasta aquí y no se va a quedar sin subir, o eso esperamos. 

Vista del Pico de Sierra Morena visto desde la cima del Troumouse.
La bajada del Troumouse al collado tiene algo de miga y no debemos perder atención por estar mirando al Sierra Morena, hay algunos pasos expuestos y verticales que hay que salvar con tiento y sin prisas. Una vez abajo caminamos tranquilamente hasta la base de la pared...

Juan Carlos en la base del Sierra Morena ajustándose el equipo.

Miramos hacia arriba, nos apretamos botas y mochila y localizamos las referencias que tenemos en mente. Lo primero es un muro vertical de escasamente 2 ó 3 metros pero de grado III que no supone mucho problema, sobre todo a los que tenemos piernas y brazos largos, además de que el suelo está muy cerca y no hay demasiada sensación de peligro por ello. Después de esto pasa a ser de grado II+ el resto de la trepada.

Juan Carlos va ganando los primeros metros a la pared.
Una vez en la repisa sobre el muro debemos hacer un corto flanqueo a la derecha para ir progresando por una especie de regletas que hacen de escalones y de presas para nuestras manos. Juan Carlos va de primero y va viendo el mejor sitio por donde subir, hay una zona que dudamos si subir todo recto o irnos más a la derecha pero al final optamos por estirarnos y subir rectos ya que vemos que escasean agarres por el otro lado. La pared va cogiendo inclinación y ya no es ninguna tontería.


El tema se va poniendo vertical, aquí no valen los errores.
Ahora hay que ir a buscar esta pequeña chimenea que se ve en sombra.

Vemos el cordino y el clavo que hay para montar rappel. Nosotros seguimos subiendo ya cerca de la cima. Aún queda un punto donde hay que tener mucho cuidado, es cerca de la salida a cima, aparte de escasear algún agarre, la cosa se afila y el patio puede asustar pero ya estamos arriba, hemos superado con éxito el tramo a priori más complicado de la jornada.

La salida de la pared vuelve a poner la cosa delicada.

Estamos muy contentos, después de tantas fotos vistas y comentarios en la red, no nos ha parecido difícil, sí muy expuesto pero no muy difícil. En el hito cimero hacemos alguna foto y nos vamos a por el siguiente.

Cima del Sierra Morena (3090m). ¡¡Prueba superada!!

ASCENSIÓN A LA PEQUEÑA MUNIA:

Tras superar el Pico de Sierra Morena resulta un paseo llegar al hermano pequeño de La Munia. Por este lado, norte, la bajada de Sierra Morena es una loma amplia y suave hasta el collado entre ambos picos. 
 
Estas suaves lomas es lo que nos separa los picos de Sierra Morena y Pequeña Munia.

Una vez en el collado solo resta ir ganando altura por el pedregal, en algún momento incómodo, para llegar a la cima del pico Pequeña Munia, 3096m. Aquí prácticamente ni nos detenemos, solo un par de fotos y en marcha de nuevo.

Subiendo por la pedrera camino de la cima de la Pequeña Munia. Detrás vemos el Sierra Morena y el Troumouse.
Cima de la Pequeña Munia (3096m). La Munia detrás, esperando su turno.

ASCENSIÓN AL PICO DE LA MUNIA:

Cresteamos un poco hacia el pico principal desde la Pequeña Munia y en unos 15 minutos o así llegamos al más alto de todos los ascendidos hoy y de todo este sector, el Pico de La Munia. 

Vista del Robiñera en la subida al Pico de La Munia.
 Allí hay bastante gente, un grupo de aragoneses y catalanes, alguna pareja, en fin, se nota que es un pico importante y rara vez se lo encontraría uno sin gente. Aquí decidimos comer algo más sólido que lo que hemos comido hasta ahora, descansamos bastante y charlamos con unos catalanes que nos preguntan sobre la subida al Sierra Morena. 

En la cima de La Munia (3133m).
Foto hacia la Norte del Perdido, Cilindro y Soum de Ramond.
DESCENSO:

Después de un rato nos ponemos de nuevo en marcha, nos quedan 1000m de desnivel de bajada todavía hasta el parking. Así pues comenzamos a bajar hacia el Collado de La Munia, no es una bajada cómoda; tampoco es que sea difícil pero tiene su miga en algún punto, no se puede ir haciendo el ganso precisamente. Tras dejar un par de antecimas u hombros bajamos más directamente y llegamos al “famoso” Paso del Gato, realmente no tiene nada, simplemente hay que usar las grietas que hay para poder superarlo, en este caso bajarlo, elegimos la grieta que tenemos más a nuestra izquierda según bajamos y en unos segundos lo pasamos.

Paso del Gato. Roca pulida con grietas que permiten superarlo.

Unos franceses hacen cosas raras con las cuerdas para rapelarlo, las tiran sin avisar a los que estamos ya abajo, etc... Después seguimos la senda bastante marcada hasta el Collado de La Munia pero nosotros nos desviamos un poquito antes ya que volvemos por la vertiente francesa y no es necesario llegar a él. 

Por el llano de piedras buscando la entrada a la canal de bajada.

Bajamos por un pedregal hasta el comienzo de una canal que nos lleva al fondo del Circo de Troumouse pero antes debemos superar un último escollo, se trata de una pared completamente vertical de unos 10-12m con pocos agarres y además algo pulidos que se conoce con el nombre de “Le passet”. Juan Carlos y yo esperamos a que bajen unos franceses y luego bajamos nosotros, mientras tanto otro montañero se dispone a montar un rappel ya que hay clavo y cordino para ello.

Aquí me encuentro destrepando "Le passet" bajo la atenta mirada de un montañero.
Después de este paso ya solo queda bajar y bajar por la canal hasta la salida, enfrente de dos rocas enormes características conocidas como Les Deux Souers (Las dos hermanas). Aquí cogemos agua de un regato que cae de deshielo, nos refrescamos y enfilamos hasta el parking al que llegamos tras una agotadora jornada. Momento que aprovecho para hacer la foto que no pude hacer por la mañana, una panorámica de todo el Circo de Troumouse:

El grandioso Circo De Troumouse visto desde el parking.

Política y Montaña son incompatibles. (23 de Agosto de 2010) (Corregido)

Hoy al leer el periódico me he encontrado con la enésima noticia sobre "anexiones" ficticias del pancatalanismo imperante en estos tiempos. La noticia que publica Heraldo de Aragón (Heraldo: TV3 incluye al Aneto entre los picos emblemáticos de Cataluña) comenta que unos buenos señores de la Federación Catalana junto con TV3 invitan a ascender 25 cimas emblemáticas de Cataluña como aniversario de la subida al Everest de montañeros catalanes hace 25 años. Entre esas cimas se encontraba por supuesto el Aneto como en tantas otras ocasiones pero esta vez la novedad es que incluía el Pico Ballibierna que como por todos es sabido se encuentra situado íntegramente en Aragón. No debe ser así para la cadena de televisión TV3 y la Federación Catalana que igual incorpora en breve todo el macizo del Russell y lo rebautiza como Rosell en honor no del Conde Henry Russell sino del actual presidente del Barça y así reescribimos la Historia que es lo que nos gusta.
El "honorable" Jordi Pujol ya subió al Aneto hace unos años, saltándose toda la regulación del Parque Natural Posets-Maladeta sobre acampada dicho sea de paso, para convocar las elecciones catalanas desde la cima (sic). Comportamiento éste que recuerda cuando se tomaban posiciones en las guerras antiguas para conquistar territorios y poner el pie sobre la nueva tierra conquistada pero eso es hablar de Historia y en España esto no interesa no vaya a ser que más de uno se sorprenda de dónde vienen sus raíces.

El Pico de Aneto visto desde el Tempestades. Foto de este mismo verano 2010.
Preguntado un representante de la Federación Catalana por la inclusión de estos dos picos aragoneses en el listado respondió con una salida propia de este tipo de personas, "es que en Cataluña tenemos pocos tresmiles". Uno se parte de risa ante semejante explicación, convincente donde las haya, y echa la imaginación a volar poniéndome en el lugar de un aragonés que dijera que Salou es parte de Aragón ya que como no tenemos salida al mar... La risa y el ridículo estaría asegurado. Pero al revés no pasa, sino que pueden seguir por ese camino sin que nadie les diga absolutamente nada, por supuesto nuestro presi autonómico que tan amigo de Montillas, Carods y demás calla, que eso se le da muy bien. No es que haya que dar una rueda de prensa ni reunión de "gabinete" por el asunto pero al menos hablar por esa boquita de vez en cuando porque para decir Trasvase No sí la tiene mientras sea a Levante pero acepta encantado un trasvase a Cataluña (ElPaís: Aragón acepta trasvasar agua a pueblos catalanes), cosas del azar deben ser.

Un servidor ya tuvo un roce en el foro de la web Pirineos3000 con un productor del estupendo documental "Els Pirineus des de l'aire" a razón de hablar de reyes catalanes y de la Corona Catalanoaragonesa como ellos la denominaban. Como de costumbre mezclando cualquier contenido divulgativo con intereses políticos. En fin, estas cosas pasan cuando se les da tanto poder a 17 personajillos  acomplejados que hacen de la Comunidad que representan (decir gobiernan sería un halago) su cortijo a modo de señores feudales tapando así sus innumerables carencias.

NOTA ACTUALIZADA: Al día siguiente, 24 de Agosto, la Televisión Pública Catalana, TV3, asume lo que ellos llaman eufemísticamente "error" y lo resuelve añadiendo la coletilla y el Pirineo a la frase de Los 25 picos emblemáticos de Cataluña. La Federación Catalana de Montaña y la Generalitat hacen mutis por el foro como es su costumbre.

Así pues, queda resuelto este "lapsus" hasta la próxima entrega que no dudo que la habrá.

Ballibierna y Culebres. (8 de Agosto de 2010)

Salida: Ibón superior de Ballibierna (2475m).
Llegada: Pico de Ballibierna (3067m) y Tuca de Culebres (3062m).
Desnivel: 600m.
Tiempo empleado: Algo menos de dos horas solo la subida.

Ascensión realizada junto a Juan Carlos, Pedro y Andrés.

Croquis del itinerario seguido el segundo día.

INTRODUCCIÓN:

Hemos dormido al lado del Ibón superior de Ballibierna, junto al camino después de que el día anterior hiciésemos el Pico Tempestades y el Margalida. Fue una jornada dura ya que entre el trayecto en coche, la subida a los picos y la bajada a buscar sitio para vivaquear a los ibones de Ballibierna supuso un esfuerzo considerable. Ahora podemos relajarnos haciendo estiramientos, preparando nuestros sacos de dormir y cenando abundantemente a la vez que bebiendo toda la cantidad que nos pedía el cuerpo. Esa rehidratación es importantísima después de un esfuerzo intenso. Nos metemos en los sacos pronto, como solemos hacer Juan Carlos y yo en nuestras andanzas ya que solemos madrugar al día siguiente y además tampoco nos gusta pasar frío fuera si puedes ver las estrellas dentro del saco.

ASCENSIÓN al PICO BALLIBIERNA Y PICO CULEBRES.

Nos levantamos a las 6 de la mañana; es muy pronto para el poco desnivel que tenemos que ganar pero nuestra intención va más allá, queremos coger el autobús de vuelta a Senarta de las 12 de la mañana si es posible por lo que aunque vamos bien de tiempo no conviene perderlo demasiado. No obstante, entre desayunar, recoger bártulos, ponernos las botas, la ropa y que Pedro se apañase los pies que los llevaba un poco fastidiados... nos ponemos en marcha a las 7 de la mañana. Ya ha amanecido a pesar de habernos despertado de noche.

El camino que cogemos sale al lado del Ibón superior, se desliga del GR-11 que va hacia el Collado de Ballibierna y nuestro camino gira dirección sur para afrontar una subida empinada que nos dejará en la Collada Occidental de Ballibierna al cabo de una hora de camino. Hemos ido dejando los Ibones más abajo y en cambio van apareciendo montañas en lontananza.

Comienzo del camino tras separarnos del GR-11.
El Ibón Superior de Ballibierna va quedando abajo. Se ve cómo el GR-11 sigue hacia la derecha de la foto.
El sol comienza a iluminar las montañas como el Macizo de Posets.
Aquí ya nos empieza a dar el sol y tras el primer esfuerzo del día comenzamos a tener calor, paradita a quitarnos ropa y beber. No quiero que me pase lo del día anterior así que hoy beberé más. 

Primer descanso cuando llegamos al collado. Al fondo se ve la cresta de ayer Tempestades-Margalida, la zona del Russell y el Aneto.
En el collado bajamos un poco siguiendo los mojones y pasando cerca del Ibón Chelau de Ballibierna y los otros ibones que quedan más lejanos a nuestra izquierda en el sentido de la marcha. Vemos arriba la montaña de Ballibierna así que seguimos el camino. Tras bajar a la pequeña hondonada volvemos a recuperar altura (qué poco nos gusta esto de perder altura Juan Carlos, ¿verdad?) por una especie de gradas de roca a modo de escalones y pequeñas zonas poco empinadas que retienen todavía algún diminuto nevero. 

Aquí se ve a Mava con Pedro por la zona de los neveros.
Cuando ya ganamos una planicie de piedras vemos un mojón más grande que el resto, es aquí donde confluye nuestra ruta con la que viene desde la Presa de Llauset. Ahora el camino es uno solo y se trata de remontar la pedrera por una senda marcadísima que trazando pequeñas zetas consigue ganar los metros que restan hasta una antecima, ya a 3038m.

Comenzamos a remontar la pedrera que nos lleva a la cima.
Aquí hacemos una breve pausa a extasiarnos con el paisaje, ver la cresta que ayer hicimos, beber algo y pensar que esta es la cima... Un montañero nos da alcance aquí pero prosigue su camino tras charlar un ratillo con nosotros.
Zoom hacia la cresta del día anterior; Tempestades a la izquierda y Margalida a la derecha.

Ibón Chelau desde la antecima del Ballibierna.
Vistas hacia el Valle de Ballibierna.
Cresteando camino de la verdadera cima del Ballibierna.
Llegamos en unos minutos a la verdadera cima del Pico Ballibierna, a 3067m. El mojón es significativo ahora, las vistas son las mismas ahora pero nos guardan una sorpresa, desde aquí se ve perfectamente el Paso del Caballo, que une esta cima con la Tuca de Culebres.

Foto de cima en el Pico Ballibierna (3067m).
Por fin vemos el conocido Paso del Caballo.
Como ya hemos hecho antes una parada, aquí solo nos hacemos la obligatoria foto de cima y nos vamos al Paso. Cuando llegamos a él a mi me sorprende no la caída, que ya había visto fotos y tenía una idea de ello, lo que realmente me deja un poco "chafado" es la longitud del Paso; yo pensaba que iba a ser más largo pero al final no son más de 15 o como mucho 20 metros. En fin, vamos a por él aunque debo decir que si alguien no se atreve a pasarlo siempre puede elegir la opción de ir por un paso alternativo que hay en la parte sur, de esta manera lo evita.

Mis tres compañeros atravesando el Paso del Caballo.
Vista desde el otro lado una vez ha pasado Juan Carlos.
Juan Carlos va de primero y luego Pedro. Después va Andrés y yo me quedo un poco esperando para dejar espacio y no ir todos "en comandita" que podríamos molestarnos unos a otros. Llegan en breve al otro lado Juan Carlos y Pedro y enseguida llegamos el resto pero cuando ya no me queda nada, Juan Carlos me anima a que me ponga a horcajadas para que el nombre de Paso del Caballo adquiera todo su significado, así que dicho y hecho. Al final no es tan fiero el león como lo pintan.

A horcajadas en medio del Paso del Caballo.
Remontamos unos metros hasta llegar al hito cimero de la Tuca de Culebres (3062m). Fotos de rigor y nos vamos para abajo.

En la cima de la Tuca de Culebres (3062m).
Descendiendo hacia la collada previa al corredor de bajada.
Aquí tenemos una pequeña confusión ya que el camino de bajada coincide unos metros con el mencionado paso alternativo que evita el Paso del Caballo, pero enseguida encontramos el bueno y nos ponemos a descender a la Collada y desde aquí por un corredor inclinado y bastante descompuesto bajar por la vía normal de ascensión a estos picos desde el Puente de Coronas. La bajada es inclinada al principio del corredor y con mucha piedrilla suelta pero luego se hace más tendida y con mejor piedra por lo que ayuda a bajar más comodamente. Al final se llega a unos pastos antes de cruzar un torrente y enlazar con el ancho camino que nos deja en el Puente de Coronas.

Bajando por el corredor de piedrecilla suelta.
Ahora a disfrutar de las vistas en la bajada por los pastos.

Llegamos un cuarto de hora antes de que viniera el autobús, es decir, clavamos los horarios. Aprovechamos a estirar un poco, nos refrescamos en el riachuelo y bajamos a Senarta ya en el autobús pensando en la comida que nos íbamos a pegar cuando llegáramos a Benasque.

Un fin de semana redondo, con 4 tresmiles nuevos a la saca y una buena experiencia más que contar.