LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Cabezo de La Mata (1434m). Otoño en el Moncayo. (27 de Octubre de 2013)

Salida: Aparcamiento de la Fuente de los Frailes (1340m)
Llegada: Cabezo de La Mata (1434m)
Tiempo invertido: Una hora de ida y otra de vuelta.

Croquis de la ruta.
Ruta totalmente asequible a todas las edades e ideal para hacer con peques, como hicimos nosotros, ya que no hay peligro y se transita todo el tiempo por pista forestal. Nos fuimos los cuatro de casa junto a mi hermana y mi cuñado a hacer esta andada corta y así echar la mañana de un domingo y de paso aprovechar para disfrutar de los colores que nos regala cada año el otoño moncaíno.

Dejamos el coche en el último aparcamiento antes de que la carretera del Moncayo pase a ser pista de tierra, es decir, en el aparcamiento de la Fuente de los Frailes. Desde aquí empezamos andar por la pista que se adentra en el bosque cruzando una cadena que cierra el paso a vehículos y no hay pérdida, solo tenemos que seguir la pista hasta que se llega al collado de La Mata, cruce de varios senderos.

Mi cuñado y yo además subimos desde el collado de la Mata al cercano Cabezo para tener así una panorámica privilegiada de todo el macizo del Moncayo. No lleva más de 15 minutos desde el collado siguiendo un sendero poco marcado pero evidente.

Marcos yendo y viniendo todo el rato por la pista con su inseparable palo.
Vistas hacia el hayedo al lado de la pista.
Más fotos al bosque.
Caminando relajadamente por la pista en medio del pinar.
Cabezo de la Mata visto desde el bosque. Aún quedaba un rato hasta el collado.
Inicio del sendero hacia el Cabezo de la Mata.
Vista del Macizo del Moncayo desde el Cabezo de La Mata.
Colores otoñales en este bosque mixto que cubre las laderas del Moncayo.
Volviendo por la pista y disfrutando del ambiente.
Paleta de verdes y marrones en el hayedo.

Peña Telera, (2762m). (31 de Agosto de 2013)

Salida: Aparcamiento de Lacuniacha (1350m)
Llegada: Cima de Peña Telera (2762m)
Desnivel acumulado: 1600m
Tiempo empleado: 4 horas hasta la cima.

Ascensión realizada con Iñaki.
Descarga del track en wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5166061


Perfil de la ruta y datos del GPS.


INTRODUCCIÓN:

Un año justo llevábamos Iñaki y yo sin coincidir en ninguna salida al Pirineo, concretamente desde que hicimos los Picos de Brazato junto a Juan Carlos. Así que un cruce de correos electrónicos fueron suficientes para elegir destino y volver al monte de nuevo. Esta vez íbamos a por uno de esos picos conocidísimos por todo montañerete que se precie, Peña Telera. Es uno de los mejores si no el mejor de los balcones que puede haber en el Pirineo, pocos picos pueden presumir de tener una vista tan privilegiada sobre el valle, los hay más altos, sí, pero tener varios kilómetros por delante sin ningún pico que te tape... eso ya es más difícil. Y todo esto sobre una pared que se eleva más de 1100m sobre el ibón que descansa a sus pies, casi nada.

Así pues, quedamos como de costumbre en el Casbás y con un solo coche ponemos rumbo a Piedrafita de Jaca y de allí subiremos con el coche hasta el Parque Faunístico de los Pirineos, Lacuniacha, donde aparcaremos. Estuve hace poco por aquí con la familia ya que la semana anterior vinimos los cuatro a hacer la excursión hasta el Ibón de Piedrafita. Hoy dejaremos el ibón bastante abajo.

ASCENSIÓN:

A las 9.30h comenzamos a andar, vamos a buen ritmo y tomando los atajos que por sendero van acortando la pista. En todo momento vemos la Sierra de la Partacua enfrente, con Peña Telera destcando sobre el resto, alta, desafiante, como retándonos a que subamos a lo más alto, a eso vamos. Llegamos pronto al ibón de Piedrafita donde paramos a hacer unas fotos aprovechando la luz de la mañana y los reflejos en sus aguas. Tras las fotos obligadas en este bonito lugar, seguimos por la orilla derecha del ibón camino de la pared de Telera. Al poco comenzará una pedrera que empezará a hacernos sudar, no es incómoda ni larga pero se empina hasta llegar a un "escalón" de unos 3 metros que hay que trepar para, llegados a la parte alta del mismo, seguir por una especie de fajeta que va rodeando el espolón. Subida pues variada y entretenida, tiene de todo ya que ahora iremos un rato por pastos cual vacas, hasta ponernos en la base de la Canal de Cabichirizas. El nombre de esta canal puede verse en distintas publicaciones y mapas escrito de muchísimas formas, a saber: Cachibirizas, Cobacherizas, Cabichirizas, etc. etc. No entiendo muy bien por qué no se ponen de acuerdo, pero en fin, yo he optado por coger el nombre que utiliza PRAMES, que de toponimia aragonesa sabe un rato largo.

Total, que empezamos la canal de nombre impronunciable y nos sorprende que se sube bien; bien para lo que pensábamos o habíamos leído así que nada, patapún para arriba y poco a poco vamos ganando metros, tan felices... y tan ingenuos, porque sobre la mitad y un poco más de la canal la cosa se empina bastante más, pero sobre todo el terreno se torna inestable, de esos de dos pasos adelante y uno para atrás, pestoso. Pero bueno, es lo que hay así que con paciencia y buscando las rocas más gordas, a la derecha de la canal, vamos ganando altura, ahora más lentamente, hasta llegar a una zona que se abre a la derecha, sin tener que llegar al collado. Aquí pasamos a terreno más amable y llaneamos hasta llegar a un collado desde el que tenemos unas hermosas vistas y desde donde ya se aprecia el siguiente reto del día (sobre todo para Iñaki, jeje), el Paso Horizontal.

El paso horizontal es una zona expuesta pero que no es difícil ya que simplemente debemos andar por el sendero que transcurre a media ladera bajo Peña Parda. El problema está en que no puedes resbalar, si lo haces caerías sin remedio hasta el ibón poco más o menos, pero sin nieve no es difícil. Una vez superado el paso horizontal, que mide unos 300-400m de longitud se llega a una zona que se abre entre los dos picos y que hay que superar con una corta trepada por una "chimenea" hasta llegar a una especie de valle colgado. Desde aquí solo queda remontar la ladera Este de Peña Telera hasta llegar a la cima. Aquí el panorama es inmenso, podemos ver innumerables picos pero destacan sobre todo Collarada (que apenas pudimos ver porque se cubrió enseguida), Punta Escarra, el omnipresente Midi d´Ossau, Arriel, Palas, Balaitús, Infiernos, Vignemale, la zona de Ordesa y el Perdido, etc.

Hemos tardado unas 4 horas en llegar aquí y solo podremos estar unos 15 minutos escasos ya que nubes del sur nos van tapando las vistas. Menos mal que nos dio tiempo suficiente para hacer multitud de fotos. Bajamos unos metros, más o menos unos 100 metros y en un balcón donde no corría viento y parece que las nubes daban tregua decidimos comer. Iñaki aún quiso subir de nuevo a la cima y es que dejarse la gorra arriba no estaba incluído en el plan así que ¡ále!, otra vez que se subió el tío mientras yo dormitaba esperándole tranquilamente. Estas cosas siempre se recuerdan más adelante.

El regreso ya no tuvo más historia, la Canal de Cabichirizas se bajó en un suspiro y luego entre fotos y charla fuimos perdiendo metros con una parada aquí y otra allá. Una gran jornada montañera que nos permitió hollar uno de los picos más emblemáticos de la cordillera y es que ya tocaba, tantas veces lo hemos visto desde abajo que alguna vez le iba a tocar y así ha sido. Hermosa montaña con vistas de infarto.

Fotos:


Peña Telera, a la derecha, desde el camino que lleva al ibón de Piedrafita.
Peña Telera y su reflejo en el ibón de Piedrafita.
Va quedando abajo el ibón mientras ganamos altura poco a poco.
Iñaki superando la pequeña trepada que hay que hacer al poco de acabar la pedrera primera.
En breve entraremos en lo más duro, la Canal de Cabichirizas, que al menos está en sombra.
Mirada hacia abajo en plena Canal de Cabichirizas.
Salimos al collado previo a Peña Parda y su Paso Horizontal.
Foto hacia atrás al principio de empezar el paso horizontal.
Una mirada abajo de vez en cuando es inevitable con estas vistas.
El "valle colgado"...
... y el "colgado" del valle buscando el mejor encuadre.
Ya avistamos la cima, solo nos quedan unos pasos.
Vistas desde la cima del Telera. La mirada se pierde mires hacia donde mires.
Un trío de lujo, Arriel, Palas y el coloso, el Balaitús.
Vista general de la Bal de Tena.
Foto de cima en Peña Telera (2762m).
Bajamos de la cima buscando un sitio para comer. Sobre esas piedras claras y lisas comimos.
En un balcón con vistas de escándalo.
Panorámica desde el balcón del Telera.
Grupo de Edelweiss o flor de nieve. Muy abundante por estos lares este año.
Iñaki descendiendo la "chimenea" previa al valle colgado.
Volvemos de nuevo por el paso horizontal. Al fondo el pico Corona del Mallo.
Otra mirada abajo al ibón de Piedrafita desde el paso horizontal.
En el descenso jugamos con las luces y las sombras.
Y más juegos de luces para despedirnos de esta gran montaña. Ha sido un placer.

Ibón de Piedrafita. (25 de Agosto de 2013)

Salida: Aparcamiento de Lacuniacha. (1350m)
Llegada: Ibón de Piedrafita. (1612m)
Desnivel acumulado: 310m
Tiempo empleado: 1 hora de ida y otra de vuelta.

Descarga del track en wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5121705


Perfil de la ruta y datos del GPS.

Sin darle muchas vueltas a la cabeza nos decidimos por hacer esta ruta corta y sin dificultad viendo que el fin de semana iba a estar bueno, sin lluvias ni excesivo calor y así de paso salíamos, por fin, los cuatro a la montaña. Era la primera vez que el pequeño Pablo montaba en la mochila de espalda y tenía mis dudas de si  iba a aguantar, que lo hizo, como un campeón. También el mayor soportó con estoicismo las caminatas que su padre se empeña en hacer y lo mejor de todo, lo hace disfrutando de todo lo que rodea a la propia excursión. Si hace un mes estuvimos en el ibón de Espelunziecha esta vez íbamos a ir a otro ibón aunque más grande y en un entorno espectacular, a los pies de la Sierra de la Partacua destacando Peña Telera sobre todo.

El primer tramo de la ruta va por pista dejando atrás el Parque Faunístico de Lacuniacha y aunque se puede llegar muy cerca del ibón siguiendo totalmente la pista, nosotros acortamos un par de veces por donde está marcado, así por tramos de senda va uno más cómodo y es mucho más bonito. Todo de subida hasta llegar a un poste que marca con flecha el ibón, ya estamos muy cerca. Hasta ahora todo ha sido caminar por terreno más o menos uniforme y liso, ya sea por la pista o por la hierba del sendero. Pero ahora el camino va al lado del torrente que baja del ibón de Piedrafita y hay que sortear piedras grandes y estar atentos por dónde van los peques. Ya se intuye el final y Marcos se anima, quiere ver el ibón y se le nota contento, pero nada comparado con su cara cuando por fin lo ve, se queda impresionado, imagino que no se lo esperaba tan grande; así que enseguida baja la pequeña loma en la que estábamos y corre hacia la orilla. Da gusto verlos así, disfrutando de la Naturaleza y de estas cosas, tan simples y a la vez tan importantes.

Comemos cerca de la orilla, sesión de fotos (el cansino de papá que no para con la cámara) y vuelta tranquila hasta el coche, no hay prisa, el día sigue estupendo y queremos empaparnos de montaña hasta que podamos regresar al Pirineo y hacer otra ruta nueva. Esperemos que pronto.

Inicio del camino por la pista.
Ahora un rato por sendero que se va mejor por la hierba.
Continuamos por el sendero. Marcos sigue a mamá que abre camino.
Vistas hacia la Bal de Tena con Panticosa y el embalse de Búbal abajo.
Los tres hombres de la casa disfrutando del Pirineo.
Desvío desde la pista hacia el sendero que lleva al ibón.
Mamá y Marcos van por delante en el tramo más bonito del recorrido, el que va junto al torrente.
Parada a la sombra para hacer una foto.
Ya estamos muy cerca. Las paredes de la Partacua nos vigilan.
El descanso del guerrero; un bocata en un entorno privilegiado.
Foto de familia junto a las aguas del ibón.
Vista general del ibón de Piedrafita. Volvemos a casa.
Pablo en su estreno mochilero. ¡Qué bien has ido ahí, granuja!
Vista del refugio de Piedrafita.