LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

BTT por Biescas, Yésero y Oliván. (29 de Junio de 2013)


Ruta: Biescas - Yésero - Ermita de Gavín - Biescas - Orós Alto - Orós Bajo - Oliván - Biescas

Primera parte de la ruta descargable en wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4806929



El recorrido coincide con dos de las rutas que tienen descritas en la estupenda web EspacioBTT Alto Gállego. En dicha web podemos encontrar 22 rutas de distinta dificultad y nosotros nos decantamos por hacer en primer lugar la Ruta 7 y después la Ruta 10, si bien esta última la acortamos sin llegar a Lárrede. Una pena porque lo más bonito de esta ruta venía a partir de Oliván pero la hora y el cansancio no nos iba a dejar disfrutarla a tope así que queda pendiente para otra ocasión.

La Ruta 7 marca en la web 565m de desnivel pero si trasladamos el track al programa Perfils salen más de 800m y por lo que a mi me pareció se ajusta más esta última cifra (en wikiloc pone 827m también...) Tuve un problema con el GPS ya que por un descuido entre una y otra ruta borré el track así que os remito a los enlaces de las rutas por si queréis ver los perfiles así como descargaros los tracks que muy amablemente nos ofrecen los muchachos de la web EspacioBTT Alto Gállego.

Dicho esto, paso a describir lo que fue una gran experiencia betetera para nosotros dos ya que no tenemos un gran nivel pero sí muchas ganas de disfrutar de este deporte y si encima se acompaña de los paisajes por los que ciclamos este día pues mejor que mejor. Era la primera vez que nos traíamos las burras al Pirineo y desde luego creo que repetiremos ya que teníamos muchas ganas de hacer una ruta por el Pirineo y por una cosa u otra nunca nos decidíamos. Gracias a iniciativas como esta de compartir tracks y rutas libremente y currarse una web en condiciones no se ven mucho y ayudan a dar el paso y atreverse a venir.

Aparcamos el coche tras pasar la gasolinera de Biescas en la carretera que se dirige al Cotefablo, junto a las piscinas. Desde aquí nos vamos al centro de la localidad para iniciar la primera ruta camino de Yésero. Hay pequeños carteles indicativos en los cruces por lo que aunque es aconsejable siempre llevar un GPS con el track, tampoco se perdería uno mucho siguiendo las indicaciones. 

Al principio remontaremos una pista entre el bosque que va ganando altura de manera sostenida; en algún momento se empina más pero es llevadera y está el firme en muy buenas condiciones. Poco a poco y al ir ganando altura van asomando montañas conocidas para mi, el Sabocos, sin ir más lejos muestra su cara Sur todavía con mucha nieve. También veremos el pueblo de Gavín cuando el bosque lo permite. Tras un corto descenso llegaremos a Yésero, lo atravesamos y bajamos por un sendero lleno de ortigas a la carretera que conecta con la nacional. Este sendero se puede evitar saliendo directamente por la carretera hasta el puente y posteriormente a la N-260. Ahora toca rodar por carretera así que cuidado con los coches, son unos 3km hasta la boca del túnel de Gavín donde tomaremos, en subida, una pista asfaltada que nos lleva a la hermosa ermita de San Bartolomé de Gavín. Aquí hacemos una parada para comer algo y disfrutar del paisaje. Tras este descanso seguiremos por la pista que ahora cambiará a tierra y ganaremos altura durante unos minutos antes de coger un sendero. Este sendero fue la parte más bonita del día, o casi. Era fácil en su parte primera y transcurre por una zona muy húmeda y llena de vegetación, no tiene tramos técnicos por lo que para dos mendas como nosotros, nada acostumbrados a los senderos con la bici, no nos resultó complicado. Sale un rato del bosque para pasar a una zona bastante expuesta donde sí que hay que ir con más cuidado porque se pasa por un precipicio sobre la carretera, pero sin hacer locuras se pasa bien. Se vuelve a internar el sendero en el bosque y se inicia un descenso bastante entretenido, primero por bosque cerrado y luego a una zona más abierta donde abundaba el boj y pinar para entroncar con una pista de tierra que ahora se pone a subir. Con lo bien que íbamos bajando...

Esta pista hace varias lazadas para ganar altura, es un cambio de ritmo que nos cae mal en las piernas poco entrenadas de este año pero hemos venido a disfrutar así que al ritmo que mejor nos va a cada uno, llegamos a la bifurcación que nos llevará a la Casita de las Brujas. Este sendero que baja hasta la casita de las brujas es algo más técnico que lo que recorrimos hace un rato pero no sabíamos que solo era un aperitivo pues una vez llegamos a la Casita de las Brujas empieza el sendero de verdad, una bajada trialera con abundantes zetas cortas y muy cerradas que nos dieron algún que otro susto pero tras la tensión de esta bajada nos quedó una sensación muy buena, de disfrute total. Se llega a la carretera N-260 de nuevo y hay que cruzarla para tomar una pista que baja a saco al lado de una rambla del torrente de Arratiecho hasta Biescas. Una ruta muy divertida, variada y equilibrada en cuanto a km y desnivel.

Tras parar un ratillo en una terraza de Biescas a tomar un refresco comenzamos con la Ruta 10, la que se dirige a Lárrede pasando por los dos Orós y Oliván. Como he comentado al principio, nosotros nos volvimos a Biescas tras pasar por Oliván. Esta ruta transcurre mucho tiempo por pista lo que la hace más asequible a más gente aunque digo esto sin haber catado el tramo que lleva a Lárrede, que es de sendero y en subida. Salimos de Biescas por una pista paralela al Río Gállego, cruzamos el puente sobre la Rambla de Sía y en breve se llega a Orós Alto. Todos estos pueblos forman parte de la Ruta de Serrablo y merece muchísimo la pena hacer un alto en el camino y disfrutar de sus iglesias mozárabes/románicas. Tras pasar Orós Alto llegamos enseguida a Orós Bajo y desde aquí se inicia un sendero que, a media ladera, recorre el tramo hasta llegar a Oliván. Es todo de subida por lo que en algunos puntos se requiere esfuerzo y cuidado con salirse del sendero. En Oliván pararemos junto a su iglesia y cementerio y decidimos que cogeremos la pista de vuelta a Biescas sin seguir hacia Lárrede. Esta pista, ya toda de bajada, llegará hasta el Río Gállego y se dirige hacia el norte hasta llegar a Biescas, dando por concluído nuestro periplo de mountain bike por el Alto Gállego y la Tierra de Biescas, un gran día.

Al principio de la jornada, por la pista camino de Yésero.
Comienzo de la bajada hacia Yésero. 
Una breve parada para disfrutar del paisaje.
Ermita de San Bartolomé de Gavín (S. XI)
Comienzo de la senda de bajada por el bosque.
Disfrutando de esta parte del bosque en suave descenso.
Vista de la carretera del Cotefablo desde la parte alta del recorrido.
Por la zona más expuesta del día, y la más alta.
Alfonso pasando ahora por la misma zona.
De vez en cuando había que cruzar algún torrente.
Bajando hacia Biescas, por la zona más húmeda y verde del bosque.
Casita de las Brujas, ya cerca de Biescas.
Una imagen que da una idea de cómo es la bajada hacia Biescas desde la Casita de las Brujas.
Ciclando paralelamente al Barranco o Rambla de Sía.
Sendero hacia Oliván; estrecho y con maleza maltratando nuestras piernas.
Vista hacia el Sur por el sendero que lleva a Oliván.
Llegando a Oliván en la salida de la parte más cerrada de este tramo.
Descansando en Oliván junto a su bonita iglesia (S. XI)
Mirada al Norte, hacia el Valle de Tena desde la Tierra de Biescas.
Vegetación de ribera junto al Gállego en el regreso a Biescas.