LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Dec de Lhurs (2176m). (25 de Octubre de 2014)

Salida: Aparcamiento de Anapia (985m)
Llegada: Pico Dec de Lhurs (2176m)
Desnivel positivo acumulado: 1280m.
Tiempo empleado: Unas 3 horas y media hasta la cima incluyendo muchas paradas.

Ascensión realizada con Iñaki.

Descarga del track en wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8119023


Perfil y datos del GPS.

INTRODUCCIÓN:

Volvimos a juntarnos Iñaki y yo para hacer alguna cosa por el Pirineo y ya que estábamos en las fechas que estábamos qué mejor que hacer una ruta que incluyera bosque y así poder disfrutar de los colores que siempre nos regala esta mágica estación. Sin dar muchos rodeos enseguida nos ponemos de acuerdo en el lugar elegido, iba a ser por el valle de Lescun, en Francia, y recorreríamos un bosque durante un buen rato, pasaríamos por un ibón y como guinda subiríamos un pico con unas extensas vistas, el Dec de Lhurs, uno de los balcones de Lescun, una atalaya magnífica para disfrutar de este bonito rincón del Pirineo francés.

ASCENSIÓN:

Quedamos a las 8 de la mañana en Castiello de Jaca desde donde partiremos a La France en un solo coche. Reunión bestial de cazadores en Castiello... ejem, ejem. Pasamos el Somport y nos dirigimos a Lescun pero sin entrar en el pueblo ya que hay que seguir los carteles que indican Anapia donde dejamos el coche. A las 9.20 comenzamos a andar por la pista que debemos seguir por el ramal de la izquierda en el primer cruce; después un rato más de pista hasta internarnos pronto en el bosque y comenzar a disfrutar de los colores de las hojas. Es un camino ancho en su primera parte, pista más bien que va haciéndose poco a poco más pequeña hasta que termine siendo un bonito sendero. Por entre las ramas de los árboles vamos viendo nuestro objetivo que desde aquí aparece fiero y muy altivo.

Se llega a una zona donde clarea el bosque según nos acercamos a las paredes de Le Billare y pasamos por un tramo corto de piedra picada en la pared para facilitar el paso. Una vez atravesada esta zona volveremos a internarnos en el bosque, más bonito aún en esta parte. Después va cambiando la vegetación y las hayas y los abetos van dejando paso a los servales y otras especies menos frondosas pero que igualmente presentan un bonito colorido otoñal.

Cuando salimos de la zona boscosa el sendero va atravesando pastos y ganando altura de manera suave pero continua. En poco tiempo vamos adivinando la cubeta donde se esconde el Lac de Lhurs. Este ibón se encuentra a los pies de nuestro pico y tiene un refugio muy bien cuidado y limpio. Aquí haremos una parada algo más larga pero no para fotografiar como las anteriores paradas sino para tomar algo de comida más consistente y beber agua. El sitio es muy relajante y dan ganas de tumbarse a ver pasar las horas sin hacer nada, pero nosotros no hemos venido a eso, hemos venido a subir un pico y allá vamos.

Buscamos el sendero poco definido pero bien señalizado con mojones que nos llevará al collado previo al pico. Tras unas cuantas lazadas y pasar junto a una pequeña charca y algún regato llegaremos al collado, a unos 1974m. Desde aquí ya se disfruta de unas vistas estupendas del otro lado así sacamos unas fotos y nos vamos para arriba. Aquí la senda está muy marcada y va ganando metros cada vez con mayor inclinación pero se sube muy bien gracias a los numerosos zig-zags. La hierba va perdiendo protagonismo según nos vamos acercando a la cima y poco a poco la roca caliza se va adueñando del suelo y las paredes que rodean la cima. Es un terreno kárstico que con sus características rocas de color gris-blanco cortantes y sus oquedades forman un laberinto de piedras que gracias a los mojones vamos sorteando y ganando metros hasta la cima. No tiene gran dificultad esta parte, tan solo se apoyan las manos un par de veces para ayudar a superar algún escalón pero sin más.

La cima es amplia y tras hacer unas fotos comeremos algo más y volveremos a hacer más fotos buscando encuadres singulares y disfrutaremos de las amplias vistas que tiene esta montaña. El pueblo de Lescun aparece allá abajo y los campos con sus granjas inundan el valle. Alrededor de esta cima vemos el Anie, Billare, Mesa d´os Tres Reis, Petrechema con sus agujas de Ansabère, y más lejos el omnipresente Midi d´Ossau.

Tras un largo rato en la cima volveremos tranquilamente por el mismo camino por el que hemos venido, disfrutando de esa tonalidad que tiene la luz de la tarde en esta época.

Un pico fácil pero con desnivel importante y que merece mucho la pena por sus vistas sobre todo, pero sin descuidar el camino que hay que recorrer para llegar a su cima, atravesando un magnífico bosque y unos caminos entretenidos y siempre con entornos espectaculares.

Comenzamos a introducirnos en el bosque.
Miramos arriba a lo lejos...
... y abajo bien de cerca admirando el otoño en pequeños detalles.
Lo importante es que las ramas, los árboles nos dejen ver el bosque.
Alfombras de hojas y largos troncos que miran al cielo.
De vez en cuando pasamos por senderos entre claros del bosque.
Vemos ya nuestro pico de hoy desde el bosque.
Zona en la que el camino ha sido picado en la roca para facilitar el paso.
Ahora ya fuera del bosque nos vamos acercando al ibón o Lac de Lhurs por pastizales.
Lac de Lhurs, a 1697m. La Table se refleja en sus aguas desde esta perspectiva.
Progresamos por zona herbosa camino del collado previo al pico.
Desde el collado vemos el Dec de Lhurs y la senda que nos lleva a su cima.
Ya me voy acercando a la zona de roca que circunda la cima.
Solo queda un pequeño trecho y en la corona habrá que usar las manos un par de veces para apoyarnos, ni siquiera se podría llamar trepada.
Cima del Dec de Lhurs, 2176m.
Mirada abajo para disfrutar de las vistas de la zona de Lescun.
Corona del Rey caducada.
Una aguja cerca de la cima puede servir para posar junto al vacío. Al fondo el Midi d´Ossau.
Iñaki hace de equilibrista mientras me saca la foto en la aguja.
Iñaki y yo en la cima del Dec de Lhurs. Al fondo, la Table (o proa de la Mesa d´os Tres Reis).
Esta bonita foto me la saca Iñaki en la cima con el Petrechema de fondo.
Vistas hacia abajo ya en el descenso al collado cuando volvíamos de la cima.
Otra vista diferente del Lac de Lhurs. Muy menguado ya a estas alturas del año.
Azafrán silvestre en las orillas del Lac de Lhurs.
Detalle otoñal a la vuelta por el bosque.
Pasillos con el suelo lleno de hojas y ramas ya desnudas.
Colorido en una de las "ventanas" del bosque.
Volviendo relajadamente y disfrutando del entorno. Una maravilla.
Desde la pista, ya cerca del coche, saco esta última foto que intenta plasmar el colorido de la zona.

Elpirineodemava en el Diario del Alto Aragón. (25 de Octubre de 2014)

Hoy sábado 25 de Octubre de 2014 en el Diario del Alto Aragón sale mi blog dentro de la sección Ecos del diario oscense. Para mi es un orgullo que un periódico haya pensado en este blog para publicarlo siendo tan humilde comparado con otros blogs de la misma temática.

Cuando una persona del Diario del Alto Aragón me envió un correo electrónico proponiéndome si quería responder a una entrevista sobre mi blog para ser publicado, no me lo pensé dos veces así que una vez contestadas las preguntas las remití a esta persona para su revisión. En poco tiempo se pusieron en contacto conmigo para decirme el día de su publicación tanto en papel como en su versión electrónica. Gracias.

Os pongo un pequeño fragmento de lo que sale en la versión web del periódico:



Y en la versión en papel el artículo completo:



Midi d´Ossau en... ¿solitario? (2884m). (13 de Septiembre de 2014)

Salida: Un km después de cruzar el Portalet (1710m)
Llegada: Midi d´Ossau (2884m)
Desnivel positivo acumulado: Unos 1350m.
Tiempo empleado: 8 horas contando largas esperas en las chimeneas.

Ascensión realizada en solitario.

Descarga del track en wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7795754



Perfil con los datos del GPS.

INTRODUCCIÓN:


El Midi d´Ossau es un pico que no necesita presentación, cualquier montañero que haya ascendido alguna cima en la divisoria entre Francia y España desde la Mesa de los Tres Reyes hasta la Gran Facha o incluso un poco más allá ha visto esta mole de origen volcánico que se yergue altiva y majestuosa en territorio francés. Es un pico deseado pero no por ello fácil, más bien al contrario ya que exige una buena preparación física pero sobre todo una técnica en las trepadas y destrepes o en su defecto saber rapelar. Por tanto, casco obligatorio de todas todas y la cuerda bastante aconsejable para el que sepa utilizarla. 

El paisaje desde su cima no tiene parangón en todo el Pirineo y es que al estar tan aislado y tan lejos de cualquier otro pico cercano, al que rebasaría además en altura, lo convierte en un mirador único donde obtener una panorámica de 360º limpia de obstáculos. Si a eso se le suma sus vertiginosos cortados y su pequeña cima, la sensación es aún mayor.

Para mi, este sábado de Septiembre fue un cúmulo de circunstancias que me decían que era el momento y que no podía desaprovechar la ocasión. Sin la compañía de mis dos habituales en correrías montañeras, Juan Carlos e Iñaki, tenía que ir a subir este pico antes de que se echara el mal tiempo encima, las primeras nieves, etc. Solo hubo un problema y es que es un pico saturadísimo los fines de semana de verano lo que provoca que tenga uno que esperar en las chimeneas ya sea para subir o para bajar. Todo esto me hizo perder un tiempo precioso y que se alargara la ascensión. 

ASCENSIÓN:

Salgo de La Almunia a las 5.15h y me planto en el aparcamiento que hay un kilómetro después de pasar el Portalet a las 7.30h. Acaba más o menos de amanecer pero ya hay gente que se dirige al mismo objetivo que yo y lo sé porque van todos con el mismo casco colgando de sus mochilas, color naranja, sin duda es un grupo que va con guía. Me doy prisa en ponerme las botas, asegurarme de que llevo todo y me pongo en marcha en pocos minutos. Hace fresco por lo que voy a un ritmo rápido ya de mañana. Los primeros rayos del sol empiezan a darle a la cima del Midi. Espero llegar a ella en unas horitas... 

Tras cruzar el puente debemos seguir un camino que se dirige al norte sin pérdida, la mole del Midi nos servirá de faro en este mar de prados dóciles. Como voy un poco rápido pero sin volverme loco, voy poco a poco adelantando grupos de guías y alguna pareja de amigos que supongo también van al Midi. Tras las lazadas que hace la senda llego al Col de Soum de Pombie (2129m) donde se tiene una vista espectacular del gigante. Ahora debemos perder algo de altura para llegar el Refugio de Pombie y su pequeño ibón del mismo nombre (2031m). Aquí cojo un poco de agua de la fuente que hay detrás del refugio y sigo sin perder demasiado tiempo. De momento voy muy bien en cuanto a tiempo invertido y desnivel superado. Tras el refugio paso a una zona de rocas conocida como la Grande Raillére de Pombie y poco después a una senda muy marcada que me lleva al Col de Souzon (2127m). Aquí hay que girar a la izquierda y dirigirse hacia la base de la pared, ya empiezo a ver bastante gente en dicho lugar. En fin, me lo tomo con resignación mientras voy acercándome a la pared. Cuando llego a la base toca esperar, un grupo con guía está en mitad de la primera de las chimeneas y después una pareja francesa con su hijo de unos 7-8 años (sic) entrará antes que yo. Menos mal que me he quitado mogollón de gente hasta llegar aquí que si no... me da algo. Esta primera chimenea se encuentra unos metros a la izquierda de una placa metálica que hay clavada en la pared (hay gente que sube por otra chimenea que hay a la derecha de esta placa pero no sé si será más o menos fácil que la habitual). Aprovecho para ponerme el casco, crema solar y avituallar un poco. Es mi turno, voy para allá; los primeros metros son verticales pero se suben bien hasta que llego a un estrechamiento que paso bien y llego hasta otro donde asoma una clavija, me agarro a ella y no sin esfuerzo consigo encaramarme a la parte alta del estrechamiento donde la cosa se suaviza bastante y sales de la chimenea. Es corta pero es más difícil que las dos posteriores ya que hay menos sitios donde poner pies y manos y además están pulidos en algún caso; para mi un grado II+ o rozando el III.

Superada la chimenea y mientras la peña recoge cuerdas y demás me escabullo y los dejo atrás. Toca caminar un rato y superar unas pequeñas terrazas con trazas de sendero en algún momento hasta que llego enseguida a la segunda chimenea. Esta es más espectacular ya que se ve más y es más alta que la primera, aunque eso sí, más fácil al haber más presas. Se puede ir por la pared pegadito y encajonado o un poco más a la derecha más libre de la pared aunque con mayor exposición. Yo subo por la zona de la izquierda pegado a la pared ya que hay un grupo subiendo por ahí y veo que suben bien, sin demasiados apuros. Subo bien, no es nada del otro jueves si estás acostumbrado aunque conviene no mirar abajo mientras estás en ella, como consejo. Un grado II normal aunque muy expuesto. Superada esta segunda chimenea hay que andar un ratillo ganando altura sin descanso. Cerca de los 2600m encuentro la tercera chimenea del Midi; es más tumbada que las dos anteriores y con numerosos puntos de apoyo y buenos agarres en roca buena. Un grado II- desde mi punto de vista. A la salida de esta chimenea nos encontraremos con una flecha con forma de cruz o una cruz con forma de flecha que marca el Portillón. Aquí es el punto donde acaban las hostilidades y comienza un largo y pesado tramo de andar a pleno sol en el día de hoy hasta llegar a la antecima del Midi, que destreparé ya ansioso y contento de ver el objetivo tan cerca. Desde el pequeño colladito subo en unos momentos a la cima del Grand Pic du Midi d´Ossau, el coloso está ahora bajo mis pies y aunque me hubiera gustado compartir este momento con alguien debo contener mi emoción y mi alegría disfrutando de las inacabables vistas hacia todos los sitios. Es un momento muy grande para mi, tantos años y tantos picos ascendidos desde los cuales veía el Midi y no llegaba el momento de ascenderlo, ha sido hoy y tengo que disfrutarlo, es un gran día.

Hago fotos a todos lados, como algo y bebo, charlo con una pareja vasca con la que he coincidido en algunos momentos de la subida y después con cinco madrileños con los que coincidiré en la bajada.

Después de media hora en la cima decido que hay que bajar, pues lo difícil del Midi está precisamente en bajarlo, en destrepar las chimeneas a pelo, como voy yo, y si encima debo esperar turno se puede eternizar el asunto.

Bajo pues hasta la flecha/cruz del Portillón y destrepo sin problemas la tercera chimenea, da la sombra y se agradece. Bajo tranquilo junto a un par de franceses que se lo toman con calma, incluso aseguran en esta tercera chimenea. Más adelante paran a descansar y me despido de ellos en mi francés de EGB... Voy en busca de la segunda chimenea y... hay tapón, grrrrr. Menos mal que cuando me acerco el tapón es para rapelarla, la chimenea por la que he subido hace un rato está libre así que para abajo. Los madrileños que estaban en la cima me preguntan si voy a bajar a pelo, y les digo que claro, que yo he venido sin cuerda, no me queda otra. Cuando voy a llegar al final de la chimenea veo que ellos se han cansado de esperar a los que rapelaban y han decidido destreparla también. Aunque con muchos apuros consiguen bajar los cinco. Me voy para abajo. Llego en breve a la primera chimenea y... hay tapón, y del gordo. Bufff, cuando les diga que yo voy a bajar a pelo me van a mirar raro, decido esperar a que se despeje. En esto llegan los madrileños de nuevo y como hemos coincidido tanto en el día de hoy y somos como de la familia, se ofrecen a hacerme una cosa rara con la cuerda y me dicen que rapele, ahora soy yo el que les mira raro, ¿yo?, ¿rapelar?, lo mío es trepar y destrepar, no sé usar la cuerda y el Midi me parece el lugar menos indicado para aprender. Pues bien, me convencen, que es muy fácil, que me aseguran desde arriba y que "siempre hay una primera vez para todo". Total, que ahí me tenéis con una cuerda en la cintura que pasa por detrás y sube por mi entrepierna, han montado un arnés con una cuerda y un mosquetón, no tiene mal aspecto. Me tiro para abajo y la cosa va, pero como lo mío es poner las manos y los pies en sitio seguro, no paro de buscar presas y el tío, olvídate de la pared, solo apoya los pies y tira para abajo; le hago caso y en un pis-pas estoy en la base de la chimenea. Prueba superada. Me desengancho el mosquetón y empiezan a rapelar ellos; como no me iba a ir así sin más, sin agradecerles su ayuda me quedo esperando a que bajen todos, darles las gracias y despedirme de ellos.

Ahora ya solo resta desandar el camino de la mañana hasta el collado Suzón, el refugio de Pombie donde beberé agua como un camello y llenaré la botella. Un breve descanso y para abajo que tengo ganas de llegar al coche y huir de este calor infernal. Mientras me alejo voy volviendo la cabeza de vez en cuando, el Midi impresiona y no te cansas de mirarlo, ha sido fiero pero se ha dejado. Hasta siempre Midi, ahora cuando te vea desde cualquier otra cima que suba, te miraré de otra manera. Ya formas parte de mi historia montañera.

Primeros rayos de sol sobre el Midi. Vista desde el aparcamiento.
Vista del Midi cerca del Col de Soum de Pombie.
Refugio y Lac de Pombie al punto de la mañana.
Mirada al norte del Col de Souzon (2127m).
Donde se junta la loma por la que va el sendero con la roca empieza la primera chimenea.
Atascos en la primera de las chimeneas. Toca esperar.
Vista de la primera chimenea por la que van la pareja francesa con el chavalín.
Subida de la segunda chimenea. Dos alternativas, por la izquierda junto a la pared o un poco a la derecha por la vira que se ve en la foto.
Mirada abajo una vez superada la segunda chimenea.
Comienzo de la tercera chimenea; en este punto más bien canal ancha todavía.
Cerca ya de la salida de la tercera chimenea. Arriba asoma la cruz/flecha del Portillón.
Ya queda muy poquito pero es lo más vertical, aunque con buenos agarres.
Se amplía el horizonte desde este punto, las vistas son generosas.
Ya estoy cerca de la cima; ¡¡qué poco queda!!
Solo queda bajar desde esta antecima al colladito y subir esos pocos metros hasta el Grand Pic.
Mirada hacia el Este desde la cima del Midi.
Mirada hacia el Oeste ahora. Abajo, los lagos de Ayous.
Ahora le toca el turno al Sur, desde Lecherines y Aspe hasta el Bisaurin.
Detalle de la otra cima del Midi, el Petit Pic du Midi, con un escalador en su cima.
Y como hay foto, hay cima. Grand Pic du Midi d´Ossau (2884m)
Vista hacia la antecima del Midi y abajo el embalse de Bious-Artigues.
Otra vez el pesado este que ya no sabe qué hacer para salir en las fotos.
Pic Peyreget ahí abajo y más allá el Portalet.
Ya en el descenso de la segunda chimenea vista desde arriba.
Como tengo que esperar en la bajada de la primera chimenea, me pongo a hacer fotos. Esta atrapa al Lurien, Palas, Balaitus, Frondellas y Arriel. Menuda pandilla.
Y más fotos mientras espero.
Desde el Portalet mirada atrás como despedida del gran Midi d´Ossau.